MUSEO-FÁBRICA DE BOINAS “LA ENCARTADA”.

HISTORIA DE LA FÁBRICA.

La fábrica de boinas La Encartada es un enclave centenario dedicado a la producción de géneros de punto de lana, desde su fundación en 1892 hasta su cierre en 1992.    Es un ejemplar singular dentro del panorama industrial de Bizkaia.
Recoge un sector industrial poco representado en el territorio: el textil lanero, que fue motor de implantación de los avances técnicos de la era fabril.    A lo largo de los 100 años de su existencia se ha mantenido casi intacto y tanto su enclave, su colonia obrera, su sistema de embarrados como su maquinaria, generan un ambiente de gran capacidad evocadora, trasladándonos a los inicios de la revolución industrial.

Fábrica-Museo de Boinas "La Encartada"

Durante una década, dado su alto interés patrimonial, se ha ido restaurando el conjunto para destinarlo a museo ilustrativo de la industria textil vasca.

Maquinaria de la fábrica.

La fábrica nació por iniciativa de un indiano de la villa, Marcos Arena Bermejillo, quien levantó el conjunto industrial que básicamente ha llegado intacto hasta nuestros días.    Mantuvo hasta su cierre una línea de producción integral, que adquiría la materia prima en crudo y realizaba el hilado de la misma, para después dedicarse a la confección, tanto de boinas (su principal producto), como de mantas, paños, bufandas, calcetines, madejas o pasamontañas.

HALLADOS RESTOS DE UNA FERRERÍA DEL S.XV EN “LA ENCARTADA”.

Se han encontrado los restos de una antigua ferrería hidraúlica en el semisótano de la casa del bloque de Viviendas de Obreros, además de identificar el taller bajo las casas, en la explanada adyacente se encuentran las viejas carboneras.   La labor de documentación viene a indicar que probablemente se trata de la temprana ferrería que el concejo de Balmaseda tenía en propiedad a fines del siglo XV.    Más tarde, sería vendida a particulares a principios del XVII, y a mediados del XIX fue remodelada y convertida en molino de cuatro pares de muelas.    Su concesión y salto de agua sería aprovechado después por la fábrica de boinas.
En conjunto, el hallazgo tiene gran trascendencia, ya que puede tratarse del primer martinete de doble crisol que se excava en el Cantábrico.    Además de enriquecer el legado patrimonial y cultural de La Encartada, revertirá en un mayor y mejor conocimiento de la historia y evolución de estos ingenios.

Generador eléctriuco de la fábrica.

CÓMO SE FABRICA UNA BOINA

1. El vellón
El vellón en lana se lavaba para eliminar la grasa animal e impurezas y luego se secaba extendida.

El bellón, materia prima.

2. La lana
La lana se pasa al “diablo”, máquina que la abre y divide en copos, para que las cardas la esponjen, transformándola en una faja o manta.  La última operación la dividirá en mechas diferenciadas sobre un tambor o rodillo.

Cardadora.

3. Las mechas
Las mechas reciben la torsión adecuada en la selfactina.    Esta máquina consta de dos partes: una fija (donde se colocan los tambores de mechas) y otra móvil (donde se sitúan las canillas).    El desplazamiento regular del carro móvil dará al hilo la resistencia y firmeza necesarias.

4. El hilo
El hilo pasa a las bobinadoras, que lo devanan en carretes para ser utilizado en los telares.

Hiladoras

5. Los telares
Los telares entrelazando automáticamente el hilo, obtienen una malla triangular, base de la futura boina.

Telares.

6. La malla
La malla base pasa a las máquinas de coser, donde se unen después los dos extremos sueltos de la malla con costura invisible y se añade el cordón o rabillo en el centro.    Su tamaño es entonces el doble del que tendrá finalmente.

7. En los batanes
En los batanes el agua jabonosa y el golpe regular de los mazos, irá poco a poco apretando el tejido hasta darle la consistencia de paño, pasando después al tinte.

8. Las boinas
Las boinas se colocan después en moldes u hormas que las estiran y moldean en el proceso de secado.

9. Una vez secas,
Una vez secas un cilindro con cardos vegetales, la “percha”, saca el pelo del paño.   Después, la “tundidora”, máquina provista de cuchillas que giran a gran rapidez, cortará e igualará el pelo de la boina.

10. En el taller
En el taller de acabado se les añade forro y badana, además de los accesorios necesarios (cintas, etiquetas, emblemas, escudos), empaquetándose para su expedición y venta.

LA VISITA.

Además de la visita guiada a la fábrica con todas las explicaciones sobre el proceso de fabricación de las boinas y otros artículos como mantas, paños, bufandas, calcetines, madejas o pasamontañas, se puede visitar la casa adunta a la fábrica, dotada con la decoración original de los propietarios de la fábrica.

Cocina.

Baño, aseo.

Salón.

Comedor.

Dormitorio.

Habitación de los niños.

 

HORARIOS Y TARIFAS

INVIERNO: Del 16 de octubre al 14 de abril

Martes a Viernes 10:00h – 14:00h
Sábado 10:30h – 19:00h
Domingo 11:00h – 15:00h
Lunes Cerrado

VERANO: Del 15 de abril al 15 de octubre y Semana Santa

Martes a Viernes 10:00h – 14:00h 16:00h – 19:00h
Sábado 10:30h – 19:00h
Domingo 11:00h – 15:00h
Lunes Cerrado

El museo permanecerá cerrado:
1 de enero, 6 de enero y 25 de diciembre.

TARIFAS

VISITA GUIADA A LA FÁBRICA DE BOINAS

Entrada general 5 €
Estudiantes, jubilados/AS, niños/as desde 6 años, familias numerosas, grupos de más de 20 personas 3 €
 Grupos escolares consultar

 

“La última visita guiada comienza 1h antes del cierre del Museo”

Portfolio: ESTRACCIÓN: “el recuerdo fotográfico” (de Xabier Etxebarria Otañes)

Extracción: acción de sacar un trozo parcial de algo de un elemento unitario.

Luz. Xabier Etxebarria

El viernes 2 de diciembre, a las 18:00 horas, se inaugura la exposición fotográfica titulada ABSTRACCIÓN del artista balmasedano Xabier Etxebarria Otañes, en las Sala de Exposiciones de la Kultur Etxea de Balmaseda.    La muestra está formada por mas de 30 fotografías realizadas en sus viajes por el mundo.

No hay una intención especial…me gusta pasear y sentir los ruidos, olores, conversaciones a trozos, ver cómo y con qué se viste la gente, colores y tipo de tejido, formas…, quién va con quién;  es a través de los gestos cómo se comunican y qué relación tienen según la manera de hablar y las palabras que usan, el tono que delata la familiaridad o la intimidad y confianza.

Lo mismo hago con los objetos establecidos en el espacio, puede ser urbano o rural, o reconstruido o colonizado en un cierto orden establecido o decidido o quizás al azar. Siempre queda un resto o rincón olvidado de otras comunidades que permanece durante mucho tiempo, estable, inmune  a la percepción de los otros. Muchas vece resulta extraño o invisible al resto de lo diseñado.

Son los espacios olvidados; elementos de otros órdenes, ornamentos fuera de contexto, o construcciones inacabadas o  derruidas a medias.

Me llaman poderosamente la atención, incluso desde cuando trabajaba en los proyectos de ingeniería civil y de estudiante de todo, los puentes que no van a ninguna parte (hechos a medias) o una escalera sin salida (Torre de la pólvora). Todo esto me  llevó a estudiar antropología y ensayos varios.

En los encuentros de colores y texturas  de los campos labrados o en barbecho, cuando el amanecer ilumina, según el sol o el rocío de la madrugada, las ondulaciones de la arena en las playas o desiertos, el resultado de la aplicación tan tecnológica como el poliuretano expandido en los tabique pluviales medianeros ahora tan de moda.

Me atrae, como un imán, la visión de los restos de la viviendas que se descubren, cuando la casa es derribada, dejando a la vista los recuerdos, las paredes de baldosas coloreadas de lavabos y cocinas, marcas de las escaleras,  de los tabiques y los papeles de las paredes. Es una biografía de una familia, o varias, al descubierto en el tiempo, mostrando los gustos, y yo imaginando quiénes vivieron y cómo se sentaban a la mesa a comer, paseando la mirada por los pasillos, ver a los niños volverse a dormir.

También encuentro en la combinación de colores de objetos ordenados o desordenados de los almacenes o tiendas de todo el mundo una visión cromática que me recuerda a la paleta de colores del pintor.

Para mí la fotografía es una mirada interior, una visión a través de la tecnología de realidades subjetivas, intimas y emocionales, de doble concepción, el que mira y el mirado (sujeto).

Gounzu 22. Xabier Etxebarria

Siempre me apartaba de estudiar fotografía (a parte de algunos conocimientos básicos), porque no quería ser influenciado por los grandes maestros, y reconozco que es mas influyente en mi la escultura o la pintura, quizás por ello busco a menudo un efecto pictórico.

Mongoll 6. Xabier Etxebarria

Desde mi adolescencia la visión de las esculturas sobre todo de bronce por el tono, los reflejos, las manchas de luz sobre los cuerpos,  me fascinaban. Creo que siempre me ha quedado como una mancha en el cerebro.

¿Que busco en la fotografía? Es una pregunta que me acompaña con otra: ¿soy artista? ¿Qué quiere decir  “ser”?      ¿para que?

Durante años de seguir con avidez las opiniones de los críticos, historiadores y filósofos, y contemplar las imágenes  de artistas de diversos estilos y edades, siempre tenía la intuición de que algo me faltaba para considerarme artista en el más clásico de los tópicos. Quizás por eso y pesar de que yo mismo guardaba y coleccionaba pintura, dibujos, láminas e incluso póster, así como libros y mapas; puede ser que me encuentre mas cerca del “artesano”, al que siempre he admirado, pues hay en su acción repetida, prudente, firme y conocida, un valor de paciencia, humildad, sabiduría y memoria en el tiempo que convierte en belleza el elemento realizado, sea un cesto de mimbre o una botella de cristal.

Me recuerda más un pintor que poco a poco, pincelada tras pincelada, va formando marcas hasta descubrir un retazo de vida, captada en su memoria o imaginada por la sensación de la lectura de un poema.

Dicen que la Belleza se crea a partir de un poema”

Cuando un día  cayó en mis manos una biografía de Mangelos, el crítico serbio donde explicaba que por las noches, como a escondidas, hacía pinturas  sobre tela aquello que él pensaba que había criticado de algún artista; haciendo el camino hacia atrás, para comprobar su teoría, aplicando la emoción y el sentido, pero también como Kant buscando la razón,  los fundamentos del arte.

Me llenó de incertidumbre pero fue como iluminar un túnel en el que siempre había caminado sin saber si era la salida o la entrada.

Siempre es fácil huir  hacia ninguna parte, sin tener criterio, sin posicionarte, escondiéndote de la fragilidad que se siente ante el otro y seguía haciendo fotos (dicen que aprendiz de mucho, profesor de nada) y de alguna manera como mi dispersión de actividades muy ligada a la razón y a lo real no acababa nunca de parar y decir “Soy Yo”

Cuando casi como fugazmente empecé a atreverme a mostrar mis fotografías públicamente pero aún sin la responsabilidad de poner toda la conciencia sobre ello, era otra manera de seguir escondido. Ahora madurando en mi reflexión pero también en mi deseo, me atrevo a expresar una forma de mis varios “yos” interiores tan trabajados, pero por primera vez me descubro a los demás y a su juicio.

La abstracción es una de mis percepciones sensoriales, por ello ahora presento éstas fotos recogidas de mis viajes por todo el mundo.

Xabier  Etxebarria Otañes.

Entrevista a Xabier Etxebarria Otañes en la inauguración de la Exposición:   Pulsar para ver